Ir a contenido
Aprovecha envío gratis a CDMX a partir de $1000 MXN de compra. #Quedateencasa
Aprovecha envío gratis a CDMX a partir de $1000 MXN de compra. #Quedateencasa
Redefiniendo el estrés: Cómo aprovecharlo para una vida más productiva

Redefiniendo el estrés: Cómo aprovecharlo para una vida más productiva

Todos experimentamos diferentes grados de estrés a lo largo de nuestra vida, ya sea por el trabajo, las responsabilidades de dirigir y hacer crecer un negocio, o la vida personal que a veces te supera.

El estrés no controlado es un problema que tiende a crear más problemas. Puede afectar tu sueño, lo que dificulta tu desempeño, lo que puede estresarte aún más si no lo solucionas.

Pero "el estrés es malo" es una forma demasiado común y simplista de ver este problema.

Nuestra relación con el estrés es en realidad mucho más compleja. No se trata sólo de cómo superamos el estrés, sino de cómo lo entendemos, manejamos y aprovechamos para llevar una vida más productiva.

¿Qué causa el estrés?

Según el psicólogo Walter Cannon, que acuñó el concepto de "lucha o huida", la función principal del estrés es la autopreservación.

En muchos casos, es una respuesta útil a los desafíos o amenazas que nos prepara mental y físicamente para afrontarlos. El estrés afecta a la química de tu cerebro de una manera que puede resultar en una mejor atención, más actividad cognitiva, e incluso mejorar tus sentidos.

Pero en otras circunstancias, donde no tiene un propósito práctico para servir o se queda más tiempo del necesario, puede distraer y tener consecuencias negativas.

El estrés es, en última instancia, la forma en que reaccionamos a los factores estresantes: desafíos reales o percibidos a nuestra capacidad de satisfacer nuestras necesidades reales o percibidas.

Los factores de estrés pueden ser externos o internos:

  • Los estresantes externos son los cambios en el entorno, las condiciones de trabajo, una tarea completamente desconocida y aterradora que tienes que completar, o los eventos que normalmente están fuera de tu control, como las fechas límite, un día de lluvia o las facturas que tienes que pagar.
  • Los factores de estrés interno suelen incluir pensamientos o conductas, como lo bien que comes y duermes, o sentimientos de ira y ansiedad.

Sin embargo, no todo el estrés es igual. Se puede dividir en dos tipos principales: estrés agudo y estrés crónico. 

El estrés agudo puede darte superpoderes

Todos estamos familiarizados con este tipo de estrés. Es el tipo de estrés que nos despierta a los retos o emociones del presente, que puede ser útil si nos enfrentamos a una amenaza real con consecuencias reales (como una fecha límite importante).

Si eres un procrastinador en serie, por ejemplo, es probable que te hayas acostumbrado a necesitar una cantidad decente de estrés agudo para entrar en la zona. Y eso normalmente significa una fecha límite que te mira a la cara. Cuando lo miras de esa manera, las limitaciones de tiempo son sólo un "factor estresante" que resulta en una cantidad productiva de estrés.

Sin embargo, el estrés agudo episódico o frecuente, especialmente común en los estilos de vida caóticos, puede "sobrecargar" tu mente, lo cual es una distracción, contraproducente y puede resultar en el agotamiento.

El estrés crónico afecta negativamente a la calidad de su vida

Esto es lo que solemos llamar estrés malo o negativo; se desgasta con el tiempo. A menudo es el resultado de condiciones ambientales continuas, como un trabajo que no te gusta, una relación poco saludable o tensiones financieras.

El estrés crónico puede afectar la calidad de su sueño y acelerar el envejecimiento. No siempre podemos ayudar a las fuentes de estrés crónico en nuestras vidas. Pero el estrés, como se mencionó antes, es la forma en que reaccionamos a los factores estresantes y que podemos controlar al menos hasta cierto punto.

Estrés bueno vs. estrés malo

No todo el estrés es malo.

Algunas personas prosperan bajo el estrés y necesitan que la presión sea la adecuada antes de lanzarse a una tarea. Otros planifican meticulosamente con el fin de evitar la presión innecesaria a toda costa. Ninguno de los dos enfoques es correcto o incorrecto. Es importante ser consciente de cómo reaccionas personalmente al estrés y de la naturaleza de las tareas que tienes por delante.

La cantidad adecuada de estrés puede ayudarte a ser más productivo en algunos casos, y sin ningún tipo de estrés, algunas tareas serían difíciles de enfocar. Pero no hace falta decir que demasiado estrés puede resultar en un exceso de ansiedad que puede llevar a la frustración, ansiedad, depresión, deterioro del rendimiento y otras consecuencias negativas.

De acuerdo con la Ley Yerkes-Dodson, el trabajo que requiere resistencia (tareas rutinarias y mundanas o que requieren un gran compromiso de tiempo para completarse) puede en realidad beneficiarse de niveles más altos de estrés agudo. Sin embargo, normalmente se puede enfocar mejor en tareas nuevas o desconocidas sin demasiada presión.

6 estrategias para lidiar con el estrés

Ahora que entendemos un poco sobre lo que causa el estrés y cómo impacta en nuestras vidas, exploremos algunas estrategias para manejarlo de manera más efectiva.

No es coincidencia que lo siguiente, de alguna manera, no sólo nos anime a cambiar nuestras perspectivas, sino también la forma en que gastamos nuestro recurso más finito: el tiempo.

Priorizar lo que es importante sobre lo que es urgente

Entre el trabajo y la vida, a menudo es difícil evitar una lista completa de cosas por hacer. Y con tantas cosas en marcha, puede ser difícil saber por dónde empezar cuando cada tarea parece tener un peso similar.

Por eso es que tener un proceso confiable para priorizar la carga de trabajo es una necesidad para manejar el estrés.

Puede ser fácil priorizar el trabajo basado en lo fácil que es o en el tiempo que llevará, pero un método popular es evaluar cada una de tus tareas en base a dos criterios:

  • Importancia: ¿Contribuye a tu capacidad para cumplir con tus propios objetivos personales y profesionales?
  • Urgencia: ¿Tiene que completarse pronto y hay consecuencias negativas si decide ignorarlo?

"El Principio de Prioridad establece que: a) debes saber la diferencia entre lo que es urgente y lo que es importante, y b) debes hacer primero lo que es importante".

- Steven Pressfield, La Guerra del Arte

Esto es parte de lo que se conoce como el Principio de Eisenhower o la Matriz de Importancia/Urgencia:

Dibuja esta matriz en un papel la próxima vez que te sientas abrumado y verás que funciona mucho mejor que una lista de tareas tradicional.

Esta herramienta en última instancia te ayuda a sacar a la superficie el valor que aportan ciertas tareas, ¿alguna de ellas te acercará realmente a tus objetivos?

Es por eso que eliges primero lo que es importante y urgente, y lo quitas de en medio por el peso de su valor y tiempo de la tarea.

Luego, deberás considerar lo que es importante, pero no urgente. Estas tareas pueden volverse urgentes si se dejan demasiado tiempo, así que es mejor al menos empezarlas antes de que llegue ese momento.

Entonces, puedes considerar lo que no es importante pero sí urgente. Estas son generalmente tareas como responder correos electrónicos, asistir a reuniones y pagar las cuentas a tiempo. No son las tareas más valiosas de tu lista de tareas, pero son sensibles al tiempo. Por eso, cuando estés agobiado, no debes dejar que estas tareas te agobien, ya que no hacerlas al final no te impedirá alcanzar tus objetivos.

Finalmente, tenemos tareas que no son ni importantes ni urgentes. Estas son tareas que a menudo puedes rechazar en el momento sin ninguna consecuencia real, y deben ser las primeras que mires cuando estés pensando en qué posponer o simplemente decir "no".

Diga "no" más a menudo

Decir "sí" a oportunidades desconocidas puede ayudarte a vivir una vida rica e interesante. Pero diciendo "no" es como se vive una vida productiva.

Si tiendes a ser una persona "sí", cuya respuesta predeterminada a un favor o una petición es aceptar, entonces probablemente te encuentres regularmente mordiendo más de lo que puedes masticar y a veces ahogándote con ello.

No tiene sentido tener siempre un plato lleno que se desborda. Puede alejarte de las cosas que realmente importan. Usando la matriz de toma de decisiones de arriba, puedes detectar la tarea sin importancia que puedes rechazar con seguridad en la mayoría de los casos.

Decir que no puede ser difícil, especialmente si eres del tipo que se siente obligado a ayudar a los demás. Pero no puedes cuidar a los demás o hacer tu mejor trabajo a menos que te cuides a ti mismo primero.

Cuando estás sobrecargado y sigues diciendo que sí a todo, aplica lo mismo que el conferencista TED, Derek Sivers

“Si no estás diciendo «¡CLARO QUE SÍ!» sobre algo, di «no»".

Cambia la forma en que ves el ejercicio

El objetivo de ejercitarse no tiene que ser la búsqueda de tu bienestar físico; en su lugar, puedes hacer que se trate de tu bienestar mental y emocional.

El ejercicio libera endorfinas que actúan como los analgésicos naturales de tu cuerpo. Pueden aliviar la tensión y mejorar la calidad de su sueño, reduciendo así sus niveles de estrés. Incluso 5 minutos de ejercicio pueden ayudar a lograr este efecto. Hacer que el ejercicio sea una parte regular de su estilo de vida puede cambiar la forma en que reacciona al estrés.

Del mismo modo, también puedes ejercitar tu mente con meditación. Los estudios han demostrado que la meditación puede ayudar a darle más control sobre cómo su mente reacciona a los estresantes internos, como los pensamientos improductivos que provocan ansiedad.

Tómate un tiempo de vez en cuando para desconectarte del mundo

En un estudio sobre los medios sociales y el estrés realizado por la Asociación Psicológica Americana, encontraron que los "revisores constantes de redes" informaban de mayores niveles de estrés en comparación con los que no revisaban con la misma frecuencia sus alimentaciones de los medios sociales.

Los que revisaban constantemente su correo electrónico, específicamente, en realidad reportaron algunos de los niveles más altos de estrés.

Así como la tecnología nos permite hacer más y se ha convertido en algo sin lo que no podemos vivir, también es lo que nos mantiene constantemente conectados a nuestro trabajo y a todo lo que sucede en el mundo.

De vez en cuando, especialmente cuando te esfuerzas demasiado, trata de salir de los medios sociales por un tiempo:

  • Apaga las notificaciones de tu teléfono y otros dispositivos para desconectarte por un tiempo.
  • Utiliza la extensión Stay Focused de Chrome para bloquear los sitios de medios sociales por un tiempo.
Automatiza y subcontrata cuando sea posible

Dejar ir las cosas y el control, no se trata de renunciar al poder. Se trata de potenciarse a sí mismo tomando su propio tiempo y atención para que pueda invertirlo en lo que realmente importa.

Pasar de 5 minutos a una hora para automatizar o subcontratar algunos de sus procesos actuales puede quitarle parte del estrés permanentemente.

Considera la posibilidad de utilizar servicios como IFTTT (para su vida personal) y Zapier (para su vida laboral), para reducir el tiempo y el esfuerzo que dedica a tareas frecuentes y repetitivas.

Aquí hay un ejemplo de un applet de IFTTT para recopilar contenido generado por el usuario que descarga automáticamente las fotos bajo un hashtag específico y las guarda en el Dropbox.

Y para la subcontratación, intenta contratar un asistente virtual a través de Fancy Hands (para las tareas diarias) o Zirtual (para los propietarios de negocios) para que se encargue de tus tareas administrativas.

Acostúmbrate a evaluar regularmente los procesos que repites para encontrar formas de hacerlos más simples para reducir la cantidad de esfuerzo que exigen. Es una pequeña inversión de tiempo con una enorme recompensa a largo plazo.

Empieza algo que sea personalmente significativo para ti

En francés, lo llamamos su "raison d'etre", en japonés es "ikigai", en español es tu propósito. Es un concepto que existe en muchas culturas e idiomas diferentes. Pero como sea que lo llamemos, es la idea de tener algo significativo que siempre puedes esperar.

Poner todos los huevos en una canasta puede ser peligroso para tu bienestar, ya sea un trabajo o una relación o cualquier cosa. Si algo sale mal ahí, es difícil compartimentarlo sin que pasen otras cosas en tu vida.

Puede parecer contrario a la intuición crear más trabajo para ti mismo para que tu vida sea menos estresante, pero una vez más, el estrés no se trata de la cantidad de trabajo que tienes. Se trata de cómo reaccionas ante él.

Ya sea que se trate de pintar, escribir, administrar un blog, tomar una clase, comenzar un negocio secundario o asistir a una reunión, tener algo que siempre pueda controlar, especialmente cuando la vida se descontrola, puede darle una salida continua para cualquier estrés reprimido.

El trabajo creativo, en particular, puede ayudarte a recuperarte del estrés que te producen todos tus otros trabajos, reduciendo el potencial y la frecuencia del agotamiento.

Comprender el papel del estrés

A veces el estrés puede ser una carga que se siente fuera de nuestro control. Pero a menudo, puede ser una poderosa fuente de energía productiva.

Redefinir nuestra relación con el estrés y ser conscientes de ello, cuando estamos sobrecargados y cuando no sentimos la cantidad adecuada de presión, puede ser uno de los mejores "trucos de productividad" que existen.

Porque el estrés no es inherentemente malo. Es una de las razones por las que todavía estamos aquí, después de todo. Así que cambia la forma en que piensas sobre el estrés para vivir una vida mejor y menos ocupada.

Artículo anterior Liderazgo: ¿Qué se necesita para ser una buena líder?
Artículo siguiente Cómo realizar un análisis competitivo para tu negocio

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos