Ir a contenido
Aprovecha envío gratis a CDMX a partir de $1500 MXN de compra. #Quedateencasa
Aprovecha envío gratis a CDMX a partir de $1500 MXN de compra. #Quedateencasa
DELL: El futuro de la automatización, los robots no van a quitarte el trabajo

DELL: El futuro de la automatización, los robots no van a quitarte el trabajo

Algunas personas muy inteligentes llevan años dando la voz de alarma. Un estudio realizado en 2013 por la Oxford Martin School sugería que alrededor del 47% de los puestos de trabajo en Estados Unidos podrían ser automatizados en las próximas dos décadas, de las que ahora solo quedan 12 años tras la publicación del estudio. Los autores sugirieron que, en la primera oleada, los trabajadores de oficina y de apoyo administrativo, así como los trabajadores en ocupaciones de producción, serían eliminados. En la segunda ola, todas las tareas que impliquen destreza de los dedos, retroalimentación, observación y trabajo en espacios reducidos serían devoradas por el software.

¿Por qué sigue habiendo tantos puestos de trabajo?

Hasta la fecha, esto no ha ocurrido en cantidades tan catastróficas. De hecho, las contrataciones realizadas por las grandes empresas tecnológicas que más han invertido en automatización han superado a muchas otras industrias. Amazon, que en su día despidió a sus redactores humanos en favor de sistemas algorítmicos de recomendación y que trabaja constantemente en la robotización de sus almacenes, contrató a 175.000 personas más cuando comenzó el cierre del coronavirus en marzo del año pasado. Otras empresas tecnológicas, como Netflix, tampoco han frenado las contrataciones, incluso en un momento en el que el COVID estaba destrozando muchas industrias.

El futuro de la automatización: Los robots no van a quitarte el trabajo

Estas empresas, por supuesto, se han beneficiado de un momento muy difícil en la historia global. Las empresas de medios de comunicación en streaming, las empresas de comunicación como Zoom, los fabricantes de dispositivos como Apple y las tiendas de e-commerce como Amazon estaban perfectamente situadas para beneficiarse de que el mundo estuviera atascado en casa. Pero esto ilustra la complejidad de la situación. La Inteligencia Artificial, la robótica y otras infraestructuras tecnológicas potencialmente sustitutivas de los humanos han hecho que estos «unicornios» fueran más unicornios, lo que, a su vez, significó que podían contratar a más personas.

Estos efectos pueden parecer contradictorios. En un ensayo titulado «¿Por qué sigue habiendo tantos empleos? The History and Future of Workplace Automation», el profesor de economía del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) David Autor analizó la cuadruplicación de los cajeros automáticos entre 1995 y 2010, y cómo afectó al número de cajeros empleados en los bancos. Un cajero automático no es, por supuesto, lo mismo que un robot avanzado, pero se podría suponer que 300.000 cajeros automáticos adicionales para dispensar dinero conducirían a una disminución del número de personas contratadas para esto.

De hecho, el empleo de cajeros bancarios aumentó en 50.000 personas durante ese mismo periodo. Los cajeros automáticos permitieron liberar a más trabajadores para que se centraran en lo que Autor llama «banca relacional». El autor señalaba que la tecnología significa que estos trabajadores ya no eran principalmente «cajeros», sino… vendedores, que establecen relaciones con los clientes y les presentan servicios bancarios adicionales, como tarjetas de crédito, préstamos y productos de inversión».

Aumentar, no sustituir

Esta es la gran promesa de herramientas como la inteligencia artificial: no sustituirán a los humanos, sino que los aumentarán. Nos dicen que eliminarán los trabajos aburridos, sucios y peligrosos, y permitirán a los humanos centrarse en tareas de mayor valor añadido. Si esto es cierto, es estupendo. Nadie se lamenta de que la tecnología (y la civilización en general) acabara con los deshollinadores infantiles en la Inglaterra victoriana. Tal vez no nos entristezcamos tanto por el hecho de que ciertas tareas sin sentido que requieren datos o trabajos sucios -por no hablar de los potencialmente mortales- sean absorbidos por los robots.

La composición de los empleos cambia con el tiempo. En 1800, el 90% de los estadounidenses vivía y trabajaba en granjas. Hoy, la inmensa mayoría vive y trabaja en las ciudades. Un reciente estudio del MIT, «El trabajo del futuro», señalaba que el 63% de los empleos actuales no existían hace apenas 80 años, a principios de la década de 1940. Desde 1990, han aparecido más de 1.500 nuevas funciones de ocupación como categorías laborales oficiales, entre las que se incluyen ingenieros de software, expertos en SEO y administradores de bases de datos. Muchos de ellos son tecnológicos, pero otros tipos de trabajo son funciones «de gran contacto» construidas en torno a la interacción personal que, al parecer, sólo adquieren mayor importancia a medida que nuestras vidas se vuelven más digitales.

Es probable que un número cada vez mayor de puestos de trabajo sean empleos híbridos en los que los humanos trabajen junto a las máquinas. En algunos casos, se tratará de tecnologías como las herramientas de automatización de procesos robóticos (RPA, por sus siglas en inglés), que pueden situarse en el escritorio de los trabajadores humanos y proporcionarles indicaciones sobre cómo hacer mejor su trabajo, como priorizar las tareas o cumplir las normas en las ocupaciones que requieren mucho cumplimiento.

El futuro de la automatización: Los robots no van a quitarte el trabajo

Mientras tanto, las empresas tecnológicas se benefician de lo que se denomina AAI, o «inteligencia artificial artificial», en la que los humanos ayudan a realizar tareas que la Inteligencia Artificial es actualmente incapaz de hacer.Twitter, por ejemplo, emplea a trabajadores humanos contratados, llamados jueces, cuyo trabajo consiste en interpretar el significado de los diferentes términos de búsqueda que son tendencia. Mientras tanto, en los centros de distribución de Amazon, se utilizan robots como los fabricados por Kiva Systems, con sede en Boston (adquirida por Amazon hace casi una década), para transportar los estantes y llevarlos al «picker» humano, el cual recoge el artículo correcto para su embalaje.

El futuro del empleo

La gran pregunta es qué significará todo esto para el empleo humano en el futuro. A medida que la inteligencia artificial se hace más inteligente, se pueden automatizar más tareas que actualmente requieren la intervención de los humanos. Hay robots de Inteligencia Artificial capaces de realizar ciertas tareas que antes se consideraban dignas de un trabajo de alto capital social, como un abogado. Ahora mismo, se puede contratar a conductores humanos para que supervisen a la I.A. que conduce vehículos autónomos, lo que proporciona a esas personas un horario de trabajo mejor y más sociable en el que no tienen que estar en la carretera durante días.

¿Pero lo harán siempre? Probablemente no. Lo mismo ocurre con la recogida de objetos en los almacenes de Amazon y, potencialmente un día, la entrega de los paquetes en las puertas de los clientes. Sin embargo, a medida que se vayan recogiendo algunos de estos frutos, los humanos podrán encargarse de todo lo que las maquinas no son capaces de hacer.

La automatización por sí sola no va a robar puestos de trabajo como algunos temen. Es un panorama mucho más complejo de lo que sugiere esa simple forma de ver las cosas. Dominará algunos puestos de trabajo, pero también dará paso a nuevas formas de empleo, muchas de ellas (aunque no todas) relacionadas con el desarrollo, el mantenimiento o el trabajo con esta nueva infraestructura tecnológica. Como demuestran las contrataciones de los gigantes tecnológicos y la investigación sobre los cajeros automáticos, la idea de que las empresas que invierten en tecnología son necesariamente malas para los trabajadores humanos no es una conclusión inevitable.

Lo que la tecnología puede hacer -y probablemente hará- es exacerbar las tendencias sociales. Hace unas cuatro décadas, muchos trabajadores estadounidenses experimentaron una divergencia en la trayectoria de los aumentos salariales y el crecimiento de la productividad. La tecnología, como muchos han señalado, contribuirá probablemente a ahuecar las clases medias, empujando a algunos hacia arriba tanto en los ingresos como en la calidad de los puestos de trabajo, mientras que hará las cosas más difíciles para otros. También significará una sociedad en la que los participantes se reciclan y actualizan constantemente, en parte para mantenerse en el lado correcto de la ola de sustitución tecnológica. Pero este panorama tiene muchos más matices de los que a veces se presentan.

El historiador norteamericano Melvin Kranzberg dijo una frase muy famosa: «la tecnología no es buena ni mala; tampoco es neutral». Lo mismo puede decirse de su probable impacto en el mercado laboral. Es complejo. Pero donde hay caos, también hay oportunidades.

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.delltechnologies.com/es-es/blog/el-futuro-de-la-automatizacion-los-robots-no-van-a-quitarte-el-trabajo/

Artículo anterior Características de una buena báscula multifuciones y por qué deberías tener una
Artículo siguiente DELL: ¿Qué tan flexible es su negocio de TI?

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

* Campos requeridos